Síndrome de la adolestreinta, ¿lo tienes o no lo tienes?

Explicar el síndrome que sufrimos las tres abajofirmantes no es demasiado complejo. Cuando comenzamos a escuchar adolestreinta cada una por separado sabía que lo sufría (y no precisamente en silencio, para disgusto de los que nos rodean).

Pues bien, haciendo un esfuerzo por explicar en qué consiste todo esto a una persona ajena tuve una visión: una luz venida de la bóveda celeste me iluminó, un coro gospel comenzó a entonar el Aleluya, con Leonard Cohen incluido, y las alegres querubines sonreían mi determinación.

"No se puede saber que lo tienes, sólo puedes saber que no lo tienes".


 ¡Y me quedé asiiiiiiiiiiiiiiiiii de ancha!

Antes de que acudáis a descalabrarme la cabeza con piedras y armas arrojadizas de diversas índoles, os diré que no quedó así la cosa. Pensé un montón de tiempo en ello. Pensé un rato largo. Un ratillo. Bueno, la verdad que no demasiado. Pero algo pensé...

Ahora respondan a 3 sencillas respuestas:

- ¿Tienes prendas en tu armario de hace más de 10 años que te sigues poniendo como el primer día?
- ¿Cantas, bailas, gritas, chillas y te peinas en plena calle sin importar hora, lugar o gente alrededor?
- ¿Te emocionas con juguetes como si tuvieras la misma edad que esta niña?



Si has dicho que no a alguna de estas respuestas lo siento, no formas parte de este grupo de mentes perturbadas.

Para todos los demás, sentíos orgullosos porque esto no ha hecho más que comenzar y ahora, ya sabéis que no estáis solos. Mal de muchos..




1 comentarios:

Anónimo dijo...

...a ciencia cierta sabes que un tio es un adolestreinta cuando crees que lleva el pelo demasiado largo y sus pantalones demasiado ajustados...

...demasiao joven pa morir y demasiao viejo pal rockanró...

Besos,
Chavo.

 

Síguenos en Instagram

Lloros, ruegos y regalos caros a...

adolestreinta [@] gmail [.] com


Sigue ADOLESTREINTA en Bloglovin


Más Adolestreintas que leer

Y también en Google +

About