Decálogo de la Adolestreinta. Síntoma Nº4

Nuestro Decálogo sigue y se detiene hoy en el síntoma número 4 para analizar ese cambio de rol que ha tenido la mujer a la hora del ligoteo y decir unas cuantas verdades sobre ello...


SÍNTOMA 4...

4. El mito de la cazahombres o Tú lo que quieres es que te coma el tigre...

Este síntoma es casi solo aplicable a las Adolestreintañeras solteras, ya que las "casadas" no necesitan buscar fuera lo que ya tienen en casa (digo "casi" porque siempre hay alguna que otra que pasa mucha hambre y tiene que picar entre horas, ya me entendéis…)


Estar soltera en plena treintena es algo inaudito. Pero querer estarlo lo es todavía más. El problema está en que después de afianzar tu persona, cuidarte y respetarte, ponerte mona monísima, establecer tus normas, etc viene el problema de buscar qué llevarte a la boca...porque claro no solo de autoestima vive el hombre, o en este caso la mujer...y yo señoritas soy de las que siempre tiene hambre...

Al problema en sí de la búsqueda de alimentos se une el de tener que seleccionar aquello que una se come y es aquí cuando la mujer ha pasado de recolectora a cazahombres...


Podríamos decir que la gran mayoría de los hombres están casados o tienen novia y por ello no son suceptibles a ser merendados, pero ¡NO! ¡¡La gran mayoría de los hombres son maricones, que coño!! Y es que, cuánto daño nos ha hecho a las treintañeras solteras esta salida en masa del armario...y digo yo que no se está tan mal dentro no, al calorcito...

Y si ya del por si devaluado porcentaje que nos queda de heteros, después de quitar a los monísimos, musculados y educados gays de nuestra lista, quitamos también a los "casados" pues imagina con la pequeña miseria con la que nos quedamos (aunque bueno, yo es que soy de buen comer y no le hago asco a na...)

Y bueno, todo esto sin tener en cuenta las tribus urbanas como góticos, punks, emos, hipsters, nerds, etc, que hacen un poco más complicada la selección. Porque en fin, seamos sinceras, hay determinados hombres que ni con agua caliente ni con un vaso de colacao se los echa una a la boca...

Por lo que las chicas se han lanzado ellas solitas a los leones, armándose de látigo y tachuela. Se comen a más de uno por las esquinas, aprovechando lo oscuro y se tatuan a fuego en el pecho eso de "tu lo que quiere es que TE coma el tigre" como dijo la gran Lola Flores...



Se han cansado de lo de "y fueron felices y comieron perdices", de esperar a que llegue ÉL, montado en su caballo blnaco y con ramo de flores en mano, de lo establecido y prestablecido, de los finales felices inexistentes. De ser cortejadas por el que no te mola mientras que al que le haces ojitos caza moscas a puñaos. Nos hemos cansado de esperar. Parrafaseando a otra grande como lo es María Jiménez ¡SE ACABÓ!

Hemos abierto la temporada de caza y yo me he calzado los tacones de leopardo. Toda presa es suceptible a ser cazada y esperamos sigilosas entre la maleza a que nuestro querido corderito baje la guardia (porque sí queridos, la mitad de vosotros sois corderitos, a los que por supuesto las lobas como nosotras nos zampamos...)

Los cuentos cambian y ahora las mujeres prefieren escribir el final de su historia, o mejor dicho, el final de su noche. Ahora nosotras somos el lobo, somos matahari, somos la que busca a Jack sin vergüenza alguna y aguardamos a que llegue nuestra caperucita de turno para poder decirle con ojitos de gacela eso de "pero si es para comerte mejor..."

¡QUE EMPIECE EL FESTÍN! ¡ÑAMÑAM!





0 comentarios:

 

Síguenos en Instagram

Lloros, ruegos y regalos caros a...

adolestreinta [@] gmail [.] com


Sigue ADOLESTREINTA en Bloglovin


Más Adolestreintas que leer

Y también en Google +

About