Operación Trikini al acecho...

Este año hemos tenido un invierno largo... largo y duro, como se suele decir. Por ello el primer caluroso rayo de sol impactó en mi de una forma poca inusual, a la vez que mi silueta se reflejaba en un escaparate lleno de maravillosos modelitos veraniegos.

- "Mierda"- pensé-, "¿cuanto tiempo hace que debería de haber empezado la Operación Bikini?"

Al primer minuto de pánico, vino mi peculiar "Venga, no pasa nada. ¡Estas buenísima! Anda, pasa y cómprate algo y ya verás como te sienta como un guante". (A veces creo que me quiero demasiado...)

Por supuesto, os imaginaréis que la ropa que me probé, más que como un guante, me sentó como un tiro. Y mi pensamiento positivo se transformó en una llamada al ¡¡¡112 SOS!!!

- "Hola, ¿quedan plazas para la Operación Bikini 2013?" 
- "¿Operación Bikini?"- pareció responder mi subconsciente a modo de teleoperadora del 112- " Querida, tu cuerpo ya no aguanta más Operación Bikini, te puede la gula y el hedonismo, y prefieres pasearte por terracitas y barbacoas, que tomar judías verdes".

Llegando a casa confirmé mis temores con la báscula y me acordé de aquellos tiempos en que mi cuerpo respetaba mis excesos y aplaudía mis regímenes express.

- "Nada de eso queda", - pensé.

Eso de quitarte un par de cenas a la semana y estar media horita en el gimnasio de cháchara con tu amiga ya no me basta. Al igual que cuando llegas a la adolescencia, la llegada de la adolestreinta viene con una serie de cambios hormonales en nuestros cuerpos, que ya bien se encargan los anuncios de recordarnos. "¿Retención de líquidos?" "¿Piel de naranja?" "Toma estas cápsulas y en 10 días bajarás una talla". ¡Y una mierda!

Pasando de los anuncios televisivos, y asumiendo esto como un nuevo reto personal he declarado la guerra a mi cuerpo, y no pienso perder ni una batalla.


Mi nueva obsesión adolestreinta recibe el nombre de Operación Trikini, por tres razones:
  1. En honor a mis salerosos treinta años.
  2. Porque este año luzco Trikini en la playa. (Ante todo glamour y sofisticación in the beach).
  3. Y porque tengo que ir el triple de rápido. 
 ¿Conseguiré lucir trikini este verano? Que empiecen las apuestas...

Como Perder Peso en los 30


10 comentarios:

beamijita dijo...

Me apunto a la operacion trikini aunque este pa comerme...jajaja!

Patriola mola dijo...

Es para comerte mejor...... jajaja

Ana dijo...

Como empecé con la Operación Trikini allá por el mes de septiembre (...) a estas alturas llevo ya los deberes casi hechos. Casi un año con la judía verde para quince días de desparrame chiringuitero ea! jajaja

Patriola mola dijo...

Ana, que suerte! eso debería de haber hecho yo nada más acabar la Operación Polvorón! No me recuerdes los chiringuitos... que me salgo del camino, y no puedo!! jeje

elblogdeanasuero dijo...

¡Qué horribles estas operaciones! Yo este año sí me lo he tomado más en serio y de momento no he visto grandes resultados... Resulta que va a ser cierto esto de los cambios del cuerpo a los 30 :( :( :(

Barbara dijo...

Nooo!!!!! Error! El trikini no sienta bien a nadie, quien lo invento???

Patriola mola dijo...

Ni que lo digas... todo sea por disfrutar del chiringuito en Bikini!

Patriola mola dijo...

jajaja, yo no me he probado ninguno, pero por probar que no quede!

Diariodeunaloser dijo...

Yo me he pegado tal pasotón con la bollería del Día que por no complicarme he decidido comenzar con la operación bañador deportivo. Ya veremos si doy el siguiente paso.

Patriola mola dijo...

Hombre, es que ya sabes que para ir al Día hay que ir a tope de energía, que sino viene el cajero y te pega!

 

Síguenos en Instagram

Lloros, ruegos y regalos caros a...

adolestreinta [@] gmail [.] com


Sigue ADOLESTREINTA en Bloglovin


Más Adolestreintas que leer

Y también en Google +

About