Decálogo de la Adolestreinta. Síntoma Nº 7

Yo pensaba que los 20 era la época más destroyer de tu vida. Tú sabes, universidad, fiestas, despiporre, un basiqueo vamos...pero me equivocaba.

Se equivocaba la paloma, se equivocaba, de la papa que llevaba... Porque vamos, lo digo con la mano en el corazón, hacía tiempo que no me cogía semejantes borracheras como me las cojo con los 30...

Y de ahi nuestro SÍNTOMA NÚMERO 7 o la dependencia casi absoluta que tenemos del Ibuprofeno un sábado por la mañana...

7.  Nuestro amigo el espidifen...

No estás en la Adolestreinta si lo primero que farfullas al levantarte un domingo no es "espidifeeeeennn" con voz y cuerpo de haber salido de "the walking dead" (digo domingo para no ser realista y decir martes, jueves, viernes o sábado).


Os juro que no había tenido tanta resaca ni durante los 20 y eso ya es decir mucho...Lo que pasa es que a los 20 lo curaba con más cerveza y ahora sin el espidifen no soy nadie.

Y es que el momento ese en el que abres un ojo, miras alrededor sin reconocer exactamente donde te hayas, miras para abajo pa comprobar que llevas como mínimo las bragas (ya os lo dije, junto con la dignidad es lo último que se debe perder!) y te dices a ti misma "¿cómo coño he llegado yo aqui?" no tiene precio...

El tamaño del sobre de espidifen que debes meterte en vena viene determinado por el tamaño de las lagunas mentales que tengas al despertarte. Es decir, si te despiertas en un sitio desconocido con un desconocido y sin saber ni cómo ni cuándo has terminado aquí, cariño tomate un espidifen de gramo y medio...

En cambio hay resacas en las que te despiertas con la vaga sensación de haber conseguido llegar a casa, dando tumbos, pero llegar a casa, ponerte el pijama (no sabes cómo porque te encuentras toda la ropa colgando de la lámpara) y acostarte (con la cabeza en los pies y los pies en la cabeza, pero lo conseguiste). Esas son las mañanas de dolor de coco intenso, del "illo habla más bajito que me estás matando" y del "pasame la caja de espidifen y apaga la luz otra vez".

Resacas en las que te pasas media tarde intentando rellenar las lagunas mentales, los huecos en blanco, los "illa, ¿de donde coño hemos sacado las gafas estas de gomaespuma y todos estos chupachups?" (momento verídico junto a Lorringa). Resacas en modo de puzzle...



Y es que sinceramente, estoy por tatuármelo en el pecho "No sin mi espidifen". Pero lo siento chicas, el único problema es que cura el dolor de cabeza y la resaca pero no las malas decisiones que tomaste durante la papa...y es que no se le puede pedir todo a un sobrecito de 600 gr de polvito blanco...


8 comentarios:

Ana dijo...

Eso de despertarme y mirar a ver si llevo por lo menos las bragas, es real como la vida misma jajja!!

Y seguidamente levantarme a ver si encuentro mi bolso por alguna parte y, si lo encuentro, comprobar si lo llevo todo. O por lo menos el monedero y el móvil.

Adolestreinta dijo...

Ya ves, y hacer recuento de cuanto dinero me habré gastado! jajaja

Humberto Dib dijo...

Me divertí desde el título del blog a las entradas, me gustó haber entrado, aunque en principio haya sido por casualidad.
Un abrazo.
HD

Desidia dijo...

Por eso no soy yo mucho de beber xD

Por si quieres pasarte :3
http://illsayhi.blogspot.com.es/

Patriola mola dijo...

Esa siempre es una buena opción! gracias por tu comentario :)

Adolestreinta dijo...

Gracias Humberto! Nos seguimos :)

juanjo fernandez dijo...

600 gr de polvito blanco sería demasiado, muy jarto!

600 mg!

beamijita dijo...

Jajajaa!! touche nuestro gran amigo!! Nosotras es que somos mu jartas jajaja!! gramos para todoooss!!!

 

Síguenos en Instagram

Lloros, ruegos y regalos caros a...

adolestreinta [@] gmail [.] com


Sigue ADOLESTREINTA en Bloglovin


Más Adolestreintas que leer

Y también en Google +

About