Karma o no voy a enfadarme, pero me da un coraje

Últimamente tengo una amiga que se dedica a pregonar su nueva teoría de vida: La existencia del Karma.
Ignoro si ha hecho listas a lo Earl para igualar el mal karma con el bueno, lo único que sí me queda claro es que ha sido provocado por su último cuelgue. Después de escucharle día tras día lo magnífico y maravilloso que es el susodicho (y cuando digo día tras día me refiero a que si no la quisiéramos le habríamos amordazado, puesto 15 veces la chaqueta metálica hasta que sus ojos chorrearan sangre y su alma estuviera destrozada en mil pedazos), todo lo orientaba de esta manera:  

No Lorringa, aunque esta sea una zorra tú tranquila que si no el karma te lo devolverá. Sólo respira, pon la otra mejilla y deja que el universo conspire que algo malo le pasará. 


Los beneficios del Karma


Yo, patidifusa perdida porque mi amiga la rubia, esa que en lugar de sangre emana purpurina, considerada mujer de armas tomar, se me pone en modo blandito. Total que las hormonas me invitaban a lanzar exabruptos e improperios varios al cielo y no dejó ni media rabieta.

Evidentemente, me lancé a los brazos de otra amiga, rubia natural, que son las que más malicia tienen (pa que luego digan de las morenas) y mi ira contenida salió y se dispersó en el mismo momento. Cosa que no viene al caso, pero lo bien que se queda una después.... Adolestreinta pura...

Cuando se lo conté a Beamijita resulta que ahora se ha puesto de moda eso de no voy a enfadarme, pero me da un corajeeeee.

Supongo que será que sigo siendo una teenager, pero es que para mí es imprescindible el derecho a pataleta, quejio, berrío y saltos varios que hacen que no se me enquisten las cosas. Aunque sea con la gente de alrededor que una es perro ladrador, pero poco mordedor.

A la rubia del Karma le cuesta seguir a veces su propia ley universal, pero espero que le vaya bien. Y vuelva a echar un polvo con amor, que según ella todo consiste en ello.

Ahora os digo una cosa... esto de pisar plena adolestreinta y empezar a tener nuevas lecciones vitales que nos guíen los pasos me lo apunto. Pero yo creo que voy a seguir con las que me da mi abuelo que me comenta que dice lo que le da la gana con una sonrisa enorme que para eso es viejo.

Algo bueno tenía que tener hacerte mayor, ¿no?




0 comentarios:

 

Síguenos en Instagram

Lloros, ruegos y regalos caros a...

adolestreinta [@] gmail [.] com


Sigue ADOLESTREINTA en Bloglovin


Más Adolestreintas que leer

Y también en Google +

About