Decálogo de la Adolestreinta. Síntoma Nº9

No todo reluce como el oro (bueno, yo sí...juasjuasjuas!) y no todas las Adolestreinta nos damos palmaditas en la espalda cada  vez que la liamos pardaca...

Y en eso se resume nuestro SÍNTOMA NÚMERO 9 o como con los 30, a pesar de ser paralítica mental, desarrollas una especie de pepito grillo (representado en una de tus colegas o en tu voz de walking dead un sábado por la mañana) que todas los días de resaca te dice eso de...

9. Ya te lo dije

Parece mentira, pero cuanto más vieja me hago más me dicen eso de "ya te lo dije". Debería ser al contrario digo yo, cuantos más años nos echemos al lomo menos reprimendas nos deberían echar, pero venga ya, sabemos que eso no es así (tú lo sabes, ella lo sabe, la del quinto que te escucha arrastrarte cual zarigüella hambrienta también lo sabe...)




Y es que otro de los síndromes de la Adolestreinta es que, como buena segunda edad del pavo, no haces más que cagarla una y otra vez. Y que conste en acta que no lo haces a propósito, sino que simplemente eres una paralítica mental de tomo y lomo.

Reconozcámoslo, somos unas bocachanclas, decimos lo menos apropiado en el momento menos oportuno. Meditamos, hacemos listas y sopesamos los pros y los contras de nuestras acciones, pero como siempre estás borracha tienes tendencia a elegir siempre la peor de las peores opciones. Eliges, en el 90% de los casos, al tío más gilipollas de toda la fiesta y tienes como amigo del alma al hombre más bueno entre todos los hombres buenos.


 Vamos, que eres imbécil y te mereces que te digan eso de "ya te lo dije". Normalmente la desgraciada de turno a la que le toca decirte esa frase tan lapidaria y tan de madre es a la colega que ha visto como ibas liándola cada vez más parda en esa noche de borrachera y laguna mental o la que ha visto desde el principio como abrias la boca para decir una gilipollez delante de tu jefe, desconocido o posible churriligue.

Y lo peor de todo es que no aprendes. Olvidas todo lo vivido cual Dori de Buscando a Nemo. Tienes esa capacidad de resetear el cerebro con cada borrachera, de eliminar cada uno de los buenos consejos que te dieron los buenos samaritanos que te aguantan todos los días y de que te entre por un oído y te salga por otro toda frase que pueda suponer que crezcas y seas mejor persona...


Deberías haber madurado, crecido y aprendido de la experiencia pero como Dori terminas con ¿Un bote? Yo he visto un bote...

Total, eso de madurar y ser mejor persona está sobrevalorado...Además el karma me odia por lo que siempre contesto al "Ya te lo dije" con un "Que te den cariño and be adolestreinta".


1 comentarios:

cirugia plastica de gluteos dijo...

Interesante articulo... muy bonitas todas las fotos y los looks con zapatillas.. queda super cool
saludos
felicitaciones por tu blog

 

Síguenos en Instagram

Lloros, ruegos y regalos caros a...

adolestreinta [@] gmail [.] com


Sigue ADOLESTREINTA en Bloglovin


Más Adolestreintas que leer

Y también en Google +

About