La hora del baño

La adolestreinta es una época dispar, tan pronto te encuentras en un "saturday night fever", como te encuentras de cañas con esos amigos que ya empiezan a tener hijos. Lo curioso es que a veces entre una estampa y otra solo han pasado escasas horas, pero tú te dispones a dar el callo para no tener que ver esas miradas recriminatorias de... "Es que no madura".

Mis gafas de sol como mejor aliado y una coleta rollo casual, de esas que dicen soy tan divina que no necesito ni peinarme, anuncian mi llegada al más puro estilo "dejad que los niños se acerquen a mi". Y es que yo siempre he presumido de tener mucho feeling con los niños, y más ahora que he incluido en mi repertorio musical el de los Cantajuegos.

 Unas cancioncitas por aquí, unos jueguecitos por allá, me convierten a ojos de los demás en candidata a futura mamá. "En total" - piensan - "tiene una relación estable, trabajo fijo, piso y una edad... En la que ya se lo tiene que ir planteando"

Yo, que me parece estar oyendo sus pensamientos, entro en una especie de monólogo interior en el que me da por pensar que lo mismo tienen razón, y que estoy preparada para dar un paso más... ¡Ingenua de mí!

Y es que la vida nos pone en nuestro sitio rápidamente: Un poquillo borrachilla, y en plena Operación Trikini, pues a mi cuerpito le sientan dos cañas igual que sí fueran 2 tanques. Me encamino al baño con la sorpresa de llevar a una pequeña acompañante al baño.La miro, me mira... y le pregunto: "¿Sabes hacer pis solita?" Mis peores temores se confirmaron tras su sonrisa infantil, y a mi de repente me empezaron a correr sudores fríos mientras pensaba: "Pero, ¿cómo voy a sujetar a esta criatura si apenas soy capaz de sujetarme a mi en estos momentos?".

Ni que decir tiene que la pequeña criatura se las tuvo que apañar sola, y que poco más y me tiene que ayudar ella a mí. Y es que amigos... una cosa es que te apetezca un filete, y otra es tener que llevarte la vaca entera. Vamos, que yo de momento me conformo con mis momentos de juegos infantiles con mis niños, y para todo lo demás... para su papá y su mamá.

Treintañeras Solteras


6 comentarios:

Estefania Sanz Barahona dijo...

Amén!

Patriola mola dijo...

Amén hermana... :)

Barbara dijo...

Que identificada me siento!!!!! Bien, no soy un bicho raro :)

Patriola mola dijo...

Nada de bichos raros! Y sí lo somos... pues nos juntamos todos y a pasarlo bien!

Anónimo dijo...

Bravo por el escrito, me siento horriblemente identificada! Ahora almenos sé que no estoy sola y que puedo llamarme "adolestreinta" ;D

Patriola mola dijo...

¡Bienvenida!! :)

 

Síguenos en Instagram

Lloros, ruegos y regalos caros a...

adolestreinta [@] gmail [.] com


Sigue ADOLESTREINTA en Bloglovin


Más Adolestreintas que leer

Y también en Google +

About