QUE YA TIENES UNA EDAD PARA ANDAR CON ESAS PINTAS...

QUE YA TIENES UNA EDAD PARA ANDAR CON ESAS PINTAS.

Comienzo mi andadura en Adolestreinta por las indicaciones de una amiga que me animó con las siguientes palabras: “Anda, anímate, que hay pocos chicos que escriban aquí”. Y esto tiene que ser una buena señal, porque más o menos así comencé lo que a la postre es una de mis grande pasiones: “Los bailes de salón”. Y esto es una de las ventajas de los “treinta y…”, que puedes publicar a los cuatro vientos (en este caso a los n-mil megas de banda ancha para ser técnicamente más precisos) que te gustan los bailes de salón sin sentir un ápice de vergüenza. Pero esa es otra historia y como en Falcon Crest…”to be continued”.


En este espacio que se me brinda quiero hacer notar, en beneficio de la salud visual de la tropa, que el escote de un hombre no debe sobrepasar en ningún caso el de una mujer. Y sé que este tema ya es manido (hasta hay un grupo de Facebook) pero no por ello deja de molestar como avispa en merendola o dependienta del Corte Inglés.

Metrosexuales



Que de vez en cuando nos pasa a todos. Si rotundo. Pero siempre hay momentos y sobre todo edades. Quien no ha tenido “dieci y…” o “veinti pocos”, se ha ido con los amigachos a la playa y ha querido lucir lo que tu creías pecho moreno de macho cuando en realidad era parrilla de pescaito al rojo vivo. Un desliz lo tiene cualquiera. Pero que lo tomes como costumbre. No rotundo.

Yo lo he sufrido hace poco en mis propias carnes (o mejor dicho en mis propios ojos). A comienzos del mes de julio empecé en un gimnasio “low-cost” que es a los gimnasios de barrio (con nombres como "Spartaco" o "Titán") lo que el Mercadona al ultramarinos de la esquina (con nombres como "Ultramarinos Marisol" o "Frutos Secos Churri"). El gimnasio estupendo y abarrotado, también como el Mercadona. Y el personal masculino con el escote por el ombligo. Empecé a entender el concepto de nanotecnología al ver los tirantes de las camisetas. Y si todavía estás fuerte… bueno, puede pasar; que los chulos de pista también tienen su cabida en el mundo. Pero no puedes llevar esas camisetas con 1.70 de estatura, 55 kilos de peso y los brazos de Carmen Lomana. Y sobre todo si tienes una cierta edad y se te supone un mínimo de madurez.

Creo seriamente que el Ministerio de Sanidad y Consumo debería tomar cartas en el asunto y obligar a que el fabricante de la camiseta ponga algún mensaje de advertencia. Propongo que de igual modo que en los juegos infantiles pone “de 3 a 99 años” aquí se debería imprimir “de 0 a 29 años o qué la longitud de tu escote no supere al de tu novia”.

6 comentarios:

abbie gold dijo...

tienes una nuevA SEGUIDORA!!!
aqui y en blogloving
no me quiero perder ninguna de tus entradas me hace mucha gracia
unbesazo
http://abbiegold007.blogspot.com.es/

Revototal dijo...

jajaja muy bueno!! y bienvenidooo a este mundillo de locura y comprension treintañera!!

Salvatierra dijo...

Gracias!! :-)
Como empiece a cogerle gustillo a esto...no paro!! abrazos

Lorringa dijo...

Bienvenido Salvatierra! A mí me pasa algo parecido con las cejas de los tíos. No soporto que un hombre se depile mejor que yo!!

Patriola mola dijo...

Gracias Abbie! :) Nosotroas también te leeremos! :)

Salvatierra dijo...

Si es que el metrosexualismo está haciendo mucho daño!! jejeje!!

 

Síguenos en Instagram

Lloros, ruegos y regalos caros a...

adolestreinta [@] gmail [.] com


Sigue ADOLESTREINTA en Bloglovin


Más Adolestreintas que leer

Y también en Google +

About