SEÑALES DE HUMO

Vivimos rodeados de señales. Señales de tráfico. Señales de entrada o de salida. Señales de prohibiciones. Y las entendemos. Porque se tratan de señales objetivas, con un mensaje claro en el que se te indica lo que debes o no debes hacer y tú simplemente te ciñes a obedecerlas con el fin de mantener tu seguridad y la de los demás, evitar una multa o colaborar en la convivencia entre ciudadanos.





(*los americanos se llevan la palma con sus prohibiciones)



Vivimos rodeados de señales. Emoticonos. Likes. Comentarios. Pero éstas no pertenecen a un código que podemos aprender, sino que cada uno las utiliza como cree conveniente y, por lo tanto, el que las recibe las interpreta como considera oportuno. Aunque últimamente he encontrado por la red varias páginas que tratan de explicar la diferencia entre un beso con corazón, un beso con la cara colorada y un beso con los ojos abiertos (que al parecer es un silbido y no un kiss), lo cierto es que hasta estas propias webs reconocen que en cada país o incluso entre diferentes grupos de edad las interpretaciones de los emoticonos son de lo más variadas. Si, además, tenemos en cuenta que utilizamos la pantalla del ordenador o del móvil como escudo, la naturalidad pierde su valor y la reflexión gana a la impulsividad.





Vivimos rodeados de señales. Miradas. Sonrisas. Guiños. Podemos pensar lo que escribimos e incluso lo que decimos (menos los que hablamos más rápido de lo que pensamos) pero, ¿podemos controlar nuestras expresiones? Antes pensaba que no, creía profundamente en eso de que la cara es el espejo del alma y que una mirada dice más que mil palabras…pero la experiencia me ha enseñado que hay personas que pueden llegar a controlar hasta sus gestos y entonces llega la gran decepción, porque lo que parecían claras señales de amor, en realidad eran señales de humo que de la misma manera que llegaron se desvanecieron…

Vivimos rodeados de señales. Pero no entendemos ninguna. A veces no sabemos ni por qué las enviamos y otras no sabemos descifrarlas cuando las recibimos. En un mundo en el que la cantidad de información que recibimos a diario ha llegado a convertirse en excesiva nos resulta difícil diferenciar entre un guiño y un tic, entre una sonrisa sincera y una picante, entre cariño y amor…  Entonces, ¿hay luz al final del túnel? Me niego a pensar que sea siempre la razón la que mande sobre el corazón. Estoy convencida de que, por mucho que intentemos controlar nuestros actos, no podemos evitar que se nos escape una mirada o una palabra  cargada de sentimiento, de la misma manera que no podemos controlar ese inoportuno segundo en el que nuestras mejillas se ponen coloradas sin razón aparente… Aunque sólo sea durante un instante, nadie puede robarnos esos pequeños momentos de amor que deberían ser eternos.

Vivimos rodeados de señales. Pero no encontramos el manual de interpretación. Quizá sea porque todo se reduzca a un sencillo esquema de coherencia en el que los pensamientos, los sentimientos y los actos formen parte de una misma melodía…



6 comentarios:

Patriola mola dijo...

Ay querida... que tema más complicado... yo la verdad que soy de las que tapo las señales... a no ser que vaya borracha, que entonces no es que no tape las señales, es que parezco un cartel de neón... supongo que por eso ya sabes mi teoría de... "eliminar contacto" jajajaja

Revototal dijo...

Como casi todas las mujeres, yo tb soy más de tapar las señales, a veces hasta sin querer, xq yo creo q me estoy canteando pero resulta q no jajajan. Pero vamos q "eliminar contacto" tampoco es una señal, "bloquear contacto" sí q lo es. Jijiji

CleveLand dijo...

Nos mandan señales! Pero todo es demasiado subjetivo me temo. Es como cuando de pronto te paras a pensar en un complejo propio y empiezas a verlo reflejado en todo el mundo. En el caso de los tíos es el típico '¿¡se me está empezando a ver el cartón!?' Y de pronto todo el que te cruzas se divide en dos grupos el de los calvos (evidentes y potenciales) y el de los de pelazo (cabrones moja bragas...) Pues con las señales ocurre lo mismo, dependen en gran parte de lo que quieras ver. Y así, esa sonrisa puede ser una señal de flirteo o una simple reacción de complacencia ante otra de tus personajadas...

Introspectivo dijo...

Me niego a pensar que en vez de haber estado mandando besos "inocentes", he estado mandando silbidos. Como dirían los yankees: BULLSHIT!!!

Yo creo que las señales solo tienen protagonismo al principio. Una mirada en el bar, una forma de bailar, un roce provocado... Pistas que te da la noche para saber si te arriesgas o pasas. Quizá durante una primera cita también puedas sacar mucha información de las señales. Es todo parte del juego de la seducción. Y en el caso de los tíos, la llamada del sexo también se cuece en los primeros encuentros. Porque puede que pongamos señuelos y trampas para intentar follar. Pero una vez pasadas las primeras pantallas, son los hechos los que deberían hacerte sacar conclusiones. Un adolestreinta de verdad, a estas alturas ya sabe si lidera el pelotón o hace de liebre. Porque siempre es uno de los dos el que espera con más inquietud una respuesta. El que mira la última conexión o escudriña cada publicación de su facebook. A partir de ahí, ya te puedes olvidar de las señales. Olvídate de las sonrisas claramente provocadas, del "que ganas de verte", del "pienso mucho en tí" y de los celos que parecen gritarte "me importas y no quiero perderte". Cuando la historia empieza a rodar solo los hechos y las acciones cuentan. Es triste, pero los que hemos pasado ya por varias relaciones, un día nos paramos a pensar en todas esas muestras de afecto que transmitimos a diario y nos damos cuenta que la mayoría (no todas, no quiero parecer el Grinch del amor) las mandamos porque sabemos que es lo que tenemos que hacer, porque lo espera el otro, porque hay que parecer que queremos renovar los votos cada día. Ni caso. Un detalle inesperado, un favor, un consejo.... Interesarte por sus amigos y por su familia. Ser dadivoso en el sexo, cederle la croqueta grande!! Esa demostración es la que vale. Lo demás son resortes automáticos propios más de un autómata que de una persona con sentimientos de verdad.

Revototal dijo...

Jajjaja me ha encantado tu analogía!!!

Xo vamos, q piensas como yo, q es más q difícil interpretar las señales!!!
Puede q sea parte de la gracia de la vida!!!

Revototal dijo...

La verdad es q en todo momento me refiero a señales pre-cita, pre-beso y x supuesto pre-polvo, xq son las que realmente me confunden!!! Reconozco q dp del beso, la cita y el polvo se suele complicar más la historia pero al menos has acabado con la tensión sexual y la idealización romántica...

Y sí, muy fuerte lo de los silbidos! X si lo dudabas el emoti q silba es este 😗😗😗 jajajaj

 

Síguenos en Instagram

Lloros, ruegos y regalos caros a...

adolestreinta [@] gmail [.] com


Sigue ADOLESTREINTA en Bloglovin


Más Adolestreintas que leer

Y también en Google +

About