Adónde se fue el oxigeno.


El arte de no saber si quieres o no quieres o si quieres sin querer.
Tanto tira y afloja que hace la cuerda irrompible.
O, quizás, siempre estuvo rota.

Mi cara de tonta. 
La sonrisa que nunca debió salir a la superficie. 
Repitiéndome que no. 
Perdiendo el norte.
Buscando brújula sin saber donde quiero ir. 
O si. 

No queriendo admitir que cada vez que apareces me pierdo, niño.

Construyo ilusiones que derriban perspectivas. 
Apagando soles, encendiendo estrellas.
Me escondo en la cara oculta de la luna. 

Si no hay oxigeno, no hay incendio. 

Una maldita espiral de idas y venidas dentro de mi cabeza.
Jugando a que no jugaba he perdido más de un sueño.

Se va a acabar el verano peor de lo que empezó la primavera.

Vaciándome de magia.
Haciendo equilibrios de malabarista en circos donde crecen los enanos. 

Esperando una despedida.




 

Síguenos en Instagram

Lloros, ruegos y regalos caros a...

adolestreinta [@] gmail [.] com


Sigue ADOLESTREINTA en Bloglovin


Más Adolestreintas que leer

Y también en Google +

About