Las vacaciones no son fáciles

Dicen que el momento en que planeas un viaje es el punto de máxima ilusión del mismo. Pensar el destino, comprar los billetes, buscar el alojamiento, un nuevo grupo de whatsapp... Creamos una serie de expectativas en nuestra mente que esperamos no sólo cumplir sino también superar. Y ese momento de felicidad absoluta no nos lo quita nadie.

Pero lo cierto es que, la mayoría de las veces, cuando emprendes un viaje, te invade una sensación inevitable de decepción. En algunas ocasiones ese sentimiento te acompaña durante todas las vacaciones y, en otras, sólo en determinados momentos, pero lo más habitual es que ocurra, por lo que quizá deberíamos aprender a dosificar la liberación de endorfinas y guardar parte de la emoción que nos provoca la organización del viaje para dejarlo fluir durante nuestra estancia en ese punto del país o del mundo en el que hemos decidido pasar unos días, como mínimo, de desconexión.



Las personas tan idealistas como una servidora son las que más tenemos trabajar en ello, porque si te dejas llevar al final llega un momento en que, como diría mi querida Rita, “las cosas, simplemente pasan”.  Y se superan las expectativas. Las económicas por supuesto, porque en vacaciones el presupuesto, inexplicablemente, siempre se dispara el tercer día. “Eso es porque lo estoy disfrutando. Ya miraré la cuenta a la vuelta”.  

Pero hay otras expectativas que también pueden superarse. Y con creces. La de la salud, por ejemplo. El objetivo era descansar, pero se me fue de las manos…  “Eso es porque lo estoy disfrutando. Pero al final voy a necesitar las vacaciones de las vacaciones..”



Además, y en contra de todo pronóstico, también se puede superar la expectativa de las emociones. Con eso sí que no contaba. Y al final resulta que sólo era cuestión de abrirse y de aplicar las LeccionesAdolestreinta. Merece la pena vivirlo. Merece la pena intentarlo. Aunque el verano se acabe. Aunque vuelvas a casa y por fin duermas. Aunque te despiertes desubicado y pienses que todo ha sido un sueño.

 Sigue viviendo. Y deja que la energía fluya…

0 comentarios:

 

Síguenos en Instagram

Lloros, ruegos y regalos caros a...

adolestreinta [@] gmail [.] com


Sigue ADOLESTREINTA en Bloglovin


Más Adolestreintas que leer

Y también en Google +

About