LOVE ANIMALS



A veces me abrazo a ella como si fuera un salvavidas.
Me concentro en sus latidos cardíacos y en su respiración.
Dejo que el calor que emana de su cuerpo peludo me disuelva los miedos y la tristeza.
Siempre funciona.
Tantas veces me han fallado los de mi especie que he perdido la cuenta. 
Ella nunca. 
Tenemos nuestros desacuerdos, como en todas las familias. 
Lo hablamos y buscamos una solución intermedia.
Si, lo hablamos. No pongáis esa cara!!
Lo raro sería que con la cantidad de horas que pasamos juntas no dialogáramos.
A veces tenemos problemas de idioma. 
Aunque hemos llegado a un nivel de comprensión mutua que roza la perfección.
Tengo que confesar que ella suele ceder más que yo.
Cuestión de carácter.
No hay nadie que me haga sentir tan bienvenida llegue a la hora que llegue. 
Sus saltos de emoción cuando abro la puerta son para mi la mejor de las medicinas.
En mi casa no hay lugares prohibidos, no hay cadenas, no hay jaulas y no hay confrontación entre especies.
Somos almas cohabitando en un espacio que llamamos hogar.
Por eso, siempre hay pelos encima de las camas y juguetes esparcidos por el suelo.
Porque tenemos cosas mas importantes en las que pensar y cada pelo que se ve en mi ropa es síntoma de la felicidad que se respira en casa.
Porque somos felices así.
Queriéndonos.
Y así será toda la vida.
No hay amor más puro que el amor animal.

2 comentarios:

kule dijo...

Un momento, eso es Tudela?

Pekeley dijo...

Si claro, en tudela vivimos ☺️

 

Síguenos en Instagram

Lloros, ruegos y regalos caros a...

adolestreinta [@] gmail [.] com


Sigue ADOLESTREINTA en Bloglovin


Más Adolestreintas que leer

Y también en Google +

About