Si no tienes nachos con guacamole no eres nadie...

Que conste que yo no le digo nunca que no a los nachos con guacamole, solo quiero que quede claro. Pero después de ocho años en Madrid, con su postureo y barecillos de modernas correspondientes, llego a Barcelona y qué me encuentro...más nachos con guacamole.

Y es que en lo que a bares se refiere tengo que decir que estamos entrando en crisis. Me gustan los barecitos modernos donde se come rico y se paga más. Me encanta el tartar de salmón. Pero sinceramente estoy hasta el mismisimo papo que me los pongan hasta en la sopa!


Pero por dios es que ahora ya no existe nada más que esta horda de cafeterias barra cafés barra brunchs barra whatever donde un puto zumo te cuesta cinco pavos (eso si, hecho con todo el amor y todo los superalimentos del mundo) y donde solo te sirven putos nachos con guacamole o tarta de zanahoria!!!!

Pero basta ya hombre!!! Dónde quedó ese antro made in spain, ese güichi, ese chato de vino!! Y no, lo siento señores, no me valen esos bares pepes regentados por chinos que plagan Barcelona, llamarme antigua pero una es de clásicos básicos.

Basta ya de tanta cerveza artesana hombre! Qué vuelva la cruzcampo guarra de toda la vida!!

Y es que el término gentrificación ha llegado para quedarse. Mira que nos gusta inventarnos palabrejas estúpidas para decir culo veo culo quiero, que si a ese le pagan cinco pavos por zumo qué coño vamos a subirnos al carro no! (razón tampoco les falta eh, que yo soy de las que los paga...)

Pero llega un momento que tanto tono pastel empieza a meterse en el cerebro y a saturarlo todo de comida bio ecológica vegana super eficiciente y a una se le quitan las ganas hasta de comer copón! Mísera vida la de los crudiveganos joder... con lo que me gusta a mi un bocadillo de bacon con queso!


Y cuando quieres darte cuenta ya no te cuesta tanto pagar cinco pavos por todo o incluso más, cuando quieres darte cuenta estás ya metido en el rollo moderneo de tres al cuarto vendido a bajo precio y en masa y te preguntas que habrá sido de ese barecillo cutre de debajo de tu casa mientras te zampas tu tartar de salmón de doce pavos, te bebes tu vino ecológico y te limpias con tu servilleta reciclada y recuerdas lo mucho que te gustaba ese tugurio. Te compras unas rayban de poli de los noventa y te remangas los pantalones por lo tobillos (que por cierto tengo que decir que creo que soy la única persona que sigue llevando calcentines largos...estamos perdiendo las formas señores....)

Así que desde aquí reivindico esos antros del infierno, esa comida grasa, ese chato de vino con solera...y que no se os atraganten los nachos bestias pardas...

0 comentarios:

 

Síguenos en Instagram

Lloros, ruegos y regalos caros a...

adolestreinta [@] gmail [.] com


Sigue ADOLESTREINTA en Bloglovin


Más Adolestreintas que leer

Y también en Google +

About